Páginas vistas en total

jueves, 25 de junio de 2015

Quien se aferra...

...jamás conserva, que decía Li Mu Bay en la película 'Tigre y Dragón'. O, de otra forma, a veces nos aferramos a cosas que no van a ninguna parte y eso me pasa con demasiada frecuencia. En mi vida me he aferrado muchas veces, varias con resultados catastróficos y una de ellas, haciéndome daño yo y, más grave, hiriendo a otra persona. El resto sólo me he hecho daño yo.
No voy a divagar porque no tiene sentido ni viene al caso. En esta ocasión me despido de una cosa que he conservado por nostalgia pero que ni me aporta nada, ni le sirve para nada a nadie, ni puedo mantener en realidad: el blog Escenas de Periodistas.
Quizá ha sido absurdo desde el principio, pero es cierto que hubo un momento en el que creí en él. En 2010, que creo que fue cuando lo empecé a escribir... pero ahora de verdad creo que lo mejor es cerrarlo y que sea otra persona la que a lo mejor algún día escriba de periodismo.
No estoy triste, no tengo ningún problema, ni siquiera habla la desilusión, pero sí el hecho de que cuando uno va cumpliendo años empieza a valorar más el tiempo y lo rápido que pasa. Y lo importante que es el tiempo para uno. El periodismo es mi trabajo. Y fuera del trabajo escribiré, porque eso no puedo dejar de hacerlo, pero escribiré de lo que quiera, de lo que me guste, de las cosas que me hacen feliz.
Porque nuestro tiempo es limitado y hay que pasarlo lo mejor posible.
Descanse en paz y muchas gracias por todo, Escenas de periodistas.

jueves, 15 de enero de 2015

Daryl Dixon o 'todos somos animales'

 Vamos a decir obviedades. Me apetece decir cosas obvias hoy. Recurrir al lugar común aquel de que, en el fondo, “somos animales” y, por muchos años de evolución que pasen, nada puede quitarnos eso.
Y no, no voy a hablar de atentados terroristas, de violencia, ni nada por el estilo. O, por lo menos, no de violencia real. Voy a filosofar sobre The Walking Dead, que me tiene completamente enganchada y, concretamente, sobre el personaje de Daryl Dixon que, a pesar de ser un añadido de última hora en la serie –no existía las ideas originales de Robert Kirkman, responsable de todo este 'sarao'-, se ha convertido en el personaje de más peso, tras el protagonista, Rick Grimes, o incluso, en ocasiones, por encima del mismo. 
Un Daryl Dixon sobre el que se ha rumoreado mucho, de cara a esta última temporada en curso: podría morir –no creo-; podría ser gay –ya se ha confirmado que no-; podría, podría…
La única verdad acerca de lo que es Daryl es la de que a lo largo de cuatro temporadas y media se ha convertido en un pilar base de la serie. Tanto, que los fans han comenzado una campaña –más vale prevenir- mediante la que amenazan con dejar de ver la serie si el personaje muere. Existen incluso camisetas con el lema “If Daryl dies we riot (Si Daryl muere, nos amotinamos)”. Un amplio porcentaje de esos fans está compuesto por mujeres. Y si esos fans, entre los que me cuento, cumplen su promesa... ¿Se arriesgará Kirkman, a pesar de haber afirmado que "cualquiera puede morir", a perder una audiencia de consideración?



Repito, no creo. Pero, claro, soy de los que no conciben la serie sin el personaje interpretado por Norman Reedus como tampoco la concibo, por ejemplo, sin Rick, Michonne o Glenn. Aunque, si me dieran a elegir, los sacrificaría a ellos antes que a Daryl.

Garantizar la supervivencia
Pero, volvamos al punto inicial. A ése en el que afirmaba que “somos animales”. Y soy la primera persona molesta por tener que reconocerlo.
Daryl con Judith Grimes.
¿Qué pasa en el mundo animal? En líneas generales, la hembra se aparea con el macho que demuestra ser más apto: el más fuerte, el que garantiza  o es capaz de garantizar su seguridad y su sustento; el que presenta mejores cualidades para salvaguardar tanto su vida, como las de sus crías y, si es posible, el más atractivo.
En un mundo donde los zombies han tomado el mando y donde hay que sobrevivir, donde, además, lo más normal es que salga a la luz lo peor de los vivos, Daryl Dixon representa precisamente eso: aumentar las posibilidades de salir sin un mordisco de esa realidad tan adversa.

Daryl rastrea, te encuentra si te pierdes; caza, te garantiza la cena; pelea con los monstruos y clava flechas a mansalva en sus cerebros –que es lo que hay que destruir-; Dispara sin muchos miramientos en cuanto tiene la más mínima duda sobre si alguien es legal o no (y él de eso sabe, ya que se crió entre delincuentes, empezando por su propio hermano); encima tiene principios, como ha demostrado en innumerables ocasiones; es moderadamente atractivo, rodeado por un halo de misterio y oscuridad que provoca fascinación y le garantiza el ‘ligue’; y, para colmo (y reniego de mí misma por afirmar esto) es bueno con los niños, capaz de dejarse la vida (casi literal, buscando a uno que se extravía: Sophia), como de darle su primer biberón a la pequeña Judith Grimes (hija del atormentado protagonista), haciendo con eso que muchas mujeres decidan que, sin lugar a dudas, Daryl es la mejor opción que hay en ese universo extremo.
Y supongo que es también por este tipo de argumentos por lo que Kirkman ya ha despejado las dudas sobre la sexualidad del personaje, acerca de la que se rumoreaba que podría ser un homosexual que se negara a sí mismo o algo por el estilo. Norman Reedus se enfrentó a múltiples críticas cuando manifestó que él prefería que no lo fuera. Tanto que tuvo que salir al paso de los que le tildaban de 'homofóbico' declarando que no lo decía por esas razones sino porque  -y es el mismo argumento por el que se hace muy difícil la posibilidad de que su personaje muera- Daryl atrae a muchos miles de fans femeninas a la serie y un giro así del personaje podría hacer que se perdieran. Es posible que el 'aclarado' de ese tema por parte de Kirkman, haya servido no sólo para eso, sino para dar pistas o tranquilizar a los fans preocupados por la hipotética muerte del personaje al final de la quinta temporada.
Pero, claro, quién sabe.

jueves, 25 de septiembre de 2014

De Raistlin Majere a Linus de Inferno, pasando por Víctor Clavijo




Toca daros la lata con mi libro, Linus de Inferno, que ya está disponible en versión para Kindle y también en formato papel. Ambas cosas gestionadas por Amazon. Pero prometo que no me voy a poner muy pesada. Lo único que voy a decir al respecto es que acabo de entrar en una espiral filosófica que no sé dónde me va a llevar y que parte de la base de que siempre me han fascinado los magos, los magos poderosos de verdad. Algunos son una obvia influencia para Linus. 
Hablo de Raistlin Majere, de la saga de la Dragonlance. Raistlin Majere siempre ha sido, en mi opinión, la figura del hechicero por excelencia: oscuro, poderoso, muy inteligente y muy delgado (esto es anecdótico, lo sé). Cualidades que yo he tomado también para Linus, aunque las semejanzas entre los dos se terminen ahí.
Raistlin y Caramon en una ilustración
que sirvió de portada a uno de los libros
de la saga de la Dragonlance.
El Umbral del Poder.
No entiendo, aunque me gustan mucho los libros (y las películas, de paso), a magos como Harry Potter, Ron o Hermione; tolero a Gandalf el Gris por lo que significa y lo mismo a Merlín, por ejemplo. Pero siento más afinidad con Morgana Le Fay, Voldermort, Saruman o –y sobre todo- Severus Snape. Snape, en las novelas de J.K. Rowling, es para mí ‘el hechicero’ y eso me hace pensar que también exijo cierto grado de ‘trauma’ para que un gran mago pueda ganarse el honor de ser llamado así.
Pero me voy por las ramas.
Reflexionando sobre la influencia que ha supuesto la figura de Raistlin Majere sobre mi Linus, no sé cómo, he llegado de sopetón a recordar la serie de televisión Al Salir de Clase, que se emitió entre los años 1997 y 2002… bueno, en realidad sí sé por qué he llegado a ella. Ha sido por Víctor Clavijo.

El cuento de La Lechera
Me explico porque esto es parecido al cuento de la lechera, en varias fases:
  • Publicas un libro y ya piensas en la versión cinematográfica. En algo así como “debería enviárselo a Santiago Segura, que lo mismo le mola y comenzamos a hacer cine fantástico español, que no tenga nada que envidiar a El Señor de los Anillos” (quizá lo haga, después de todo).
  • Y vas más allá y dices “Y Linus debería ser Víctor Clavijo”, que es mi actor español favorito y desde que empecé a escribir la historia, allá por 1999 –es vieja-, lo veo claramente con la túnica negra, vagando por los pasillos de La Torre en Inferno. Además, Clavijo tiene una voz que le daría tantos matices al personaje…
  • Y entonces pasa que vuelves de nuevo a Raistlin Majere y, de repente, te asalta un pensamiento: “¿A que no soy tan original? ¿A que antes alguien, como yo, lo ha visto con la negra túnica del mal (lo siento, Víctor, tanto Linus, como Raist, son magos oscuros, eso ya lo he dicho)?

  • Y vosotros diréis “Y ¿por qué diablos llegas a esa conclusión?”
  • Pues precisamente por el personaje que interpretaba Víctor Clavijo en Al Salir de Clase, Raúl, que, salvando las distancias de tiempo, espacio y estatus, era la versión en el instituto de Raistlin. O, por lo menos, es lo que me parecía a mí.
  • A saber: los dos muy inteligentes y con cierto grado de ‘retorcimiento’ y carácter manipulador que, no obstante, les aportaba no poco atractivo de cara al público; los dos delgados, taimados, siempre a la búsqueda de poder, ya sea en el mundo extraordinario de Krynn como en el instituto de Al Salir de Clase, que ahora mismo no recuerdo cómo se llamaba; y, muy relevante este punto, los dos ligados a un hermano gemelo que quieren pero no aguantan (sí, es posible) que es el que tiene el rol de guapo, musculoso, afable, simpático, ligón, algo simple (hablo de los personajes, que siempre hay alguien que le saca punta a todo)… o sea, el que se supone que es un compendio de virtudes, el equilibrio para la oscuridad del otro que, en Al Salir de Clase era interpretado por Sergio Peris-Mencheta y en las historias de la Dragonlance es Caramon Majere. 
  • Víctor Clavijo y Sergio Peris-Mencheta en
    sus papeles de Raúl y Dani en Al Salir de Clase.
  • Y entonces vuelves otra vez al punto de partida: “¿Eran los guionistas de Al Salir de Clase lectores de la Dragonlance? ¿Se inspiraron en Raistlin y Caramon para crear a los personajes de Raúl y su hermano Dani? ¿Fue coincidencia? ¿Estoy paranoica? ¿Veo magos donde no los hay?”

Y de esta manera se forma la espiral metafísica a la que hacía alusión antes. ¿Es posible que ya hace quince años alguien se imaginara a Víctor Clavijo en el papel de nigromante? En Al Salir de Clase no lo consiguieron pero quizá…
Quizá deba mandar el libro a Santiago Segura después de todo.


viernes, 12 de septiembre de 2014

Cuatro meses después...

Cuatro meses después de la última entrada, intentaré escribir más a menudo, pero no sé si podré.
El propósito de inicio de curso es hacerlo, pero está siendo un año complicado, con problemas de salud 'correosos' incluidos, que tampoco me dejan mucho tiempo para hacer las cosas que me gustaría.
Pero quizá todo se reduzca a una cuestión de organización.
Intentaré organizarme mejor.
Un saludo a todo el mundo y que empecéis bien el año escolar!

domingo, 18 de mayo de 2014

Muy pronto

Y no digo más. Quedan aproximadamente dos semanas.

lunes, 12 de mayo de 2014

El momento de la verdad...

No voy a decir nada. No puedo decir nada. Sólo puedo dejar una canción, antigua, pero que no puedo dejar de cantar hoy.

lunes, 28 de abril de 2014

Porque la memoria es débil

Resulta que Superman es irlandés. El que diga lo contrario, miente. 
Voy a romper el silencio que reina actualmente en este blog (espero que con esta tontuna se abra una nueva etapa en la que pueda actualizar más o menos a menudo) para guardar y poner de manifiesto un momento absolutamente 'teenager' -¡Con lo mayor que soy!-. Pero mereció la pena. De hecho, sigue mereciendo la pena. Y no quiero que se me olvide.




Repito: ¡Con lo mayor que soy! Por dios...